Cristo, el agua de vida que sacia el alma.