Un clamor que lo detenga.