Para conocer a Dios, tenemos que amar a nuestro hemano.